Hablemos del Sonido del Cántaro / Parlons du Son de l'Aiguière


Bueno o malo (3)


Para cerrar nuestro tema del mes: Bueno o Malo, quisiera completar la frase que he tomado como referencia de esta semana, para invitarles a disfrutar de un sencillo y pequeño poema que ilustra lo que estas introspectivas palabras de Fabián Reig (El Sonido del Cántaro.Cap.V, Los tres arboles), nos han querido expresar:

Estoy frente al espejo: cabellos blancos, ojos cansados y arrugas en mi piel se acentúan en la imagen que observo de mi, una apariencia severa y estricta parecen encuadrar, pero detrás de esto, lo que hay son realmente años de un largo luchar. Dime, ¿Quien puede leer en el corazón, tras mi semblante juzgar?. 
De paso junto al riachuelo, me inclino a contemplar: verde esmeralda en mi mirada, doradas mechas sobre mi cabeza y la tersura de mi juventud las aguas me permiten revelar, pero detrás de tanta hermosura, ninguna historia hay que contar. Dime, ¿Quien puede leer en el corazón, tras mi semblante juzgar? 
Me escondo entre las sombras para la basura de otros hurgar. Barba mugrienta, ropa raída y miasma suficiente para a todos ahuyentar, son el día a día que en una botella pretendo ahogar, pero detrás de esto, una familia no logro olvidar, a aquella que por el vicio tuve que abandonar. Dime, ¿Quien puede leer el corazón, tras mi semblante juzgar? 
Adinerado, atractivo y poderoso, ¡nada tengo que demostrar!, pero en la soledad de mi imperio, una es mi verdad: detrás de tanta opulencia no hay nadie a quien amar, simplemente porque tal sentimiento, con dinero, no se puede comprar. Dime, ¿Quien puede leer en el corazón, tras mi semblante juzgar? 
Todos estamos dotados de un rostro y una vida sobre él mucho ha de exhalar, compartimos el mismo mundo pero no la misma mente ni el mismo corazón, ¿Porque entonces tras mirar el rostro no vemos su vida pasar? o ¿Porque al andar por el mundo, la mente al corazón no nos deja penetrar?, ¿Quizás porque pensamos que una apariencia todo nos puede revelar?, por eso... Dime, ¿Quien puede leer en el corazón, tras mi semblante juzgar?
Entonces, ¿Que podemos decir del corazón que se esconde tras los rostros a los cuales etiquetamos de "buenos o malos"?. ¡Gracias por tus comentarios!