Hablemos del Sonido del Cántaro / Parlons du Son de l'Aiguière



Construirse correctamente (3)

En el Capítulo II: Julio, de "El Sonido del Cántaro", Fabián Reig nos hace viajar en su memoria, al relatarnos el momento en que él le presenta a su madre, el vehículo que acababa de adquirir.

Podríamos pensar que, una escena como esta es un poco banal, pero al leer que detrás de el simple vehículo hay un símbolo que reune momentos de intensidad emocional tanto para Fabián como para su madre, entendemos la reacción que nos muestran los personajes.

"Julio" es el nombre con el que Fabián presenta su auto a su madre; la selección de este nombre tiene por fin hacerle homenaje al árbol (del mismo nombre) que Mónica Reig había perdido años y que para ella, era como un hijo.

Es por ello, que el día en que Fabián lleva a Julio (el jeep) a la casa de su madre, este dice:

"Hoy 16 de octubre de 2009, Julio vuelve a casa"

En la vida real, tanto los símbolos del auto como del árbol son un homenaje a Julio, mi hermano que dejó este mundo, el 16 de octubre de 2009. En ambos, podemos adivinar algunas características de su personalidad y en el relato del libro, es fácil sentir el impacto que nos causó su partida.

La idea de esta frase hoy día, a 6 años de ese momento, no es la de solamente recordarle, sino también, la de dejarlo ir.

Para construirse correctamente como seres humanos, tenemos que comprender que estamos de paso por este mundo, por lo que el proceso de duelo desempeña un papel importante. 

Sin embargo, muchos tendemos a quedarnos anclados en el dolor y eso no nos permite avanzar, sino que nos consume y daña también nuestro entorno.

Es importante dejar ir, como también es imprescindible aceptar que aquello que se rompió dentro de nosotros puede reconstruirse. Si hemos vivido una experiencia como esta, es hora de pensar en re - construirnos correctamente, permitiéndonos sonreír a la vida nuevamente.